jueves, 31 de diciembre de 2009

Año nuevo


Ese 31 de diciembre al año no le salió de las gónadas acabarse. Era más bien poco espiritual y eso de las tradiciones lo consideraba opuesto a toda evolución, por lo que el argumento histórico no sirvió para convencerlo. Que no iba a terminarse, que no quería, y ya eran más de las once de la noche. Y no iba a dar el calendario a torcer.

Otros años se habían cerrado fetén –siempre quise utilizar esa palabra– con eso de las uvas y el último anuncio y los especiales de Martes y 13, pero, ciertamente, los recientes habían sido más bien sosos. Un tragarse la cena y repartir besos al aire bastante regular, con poca alma, carácter y fuerzas, sin el instinto de aniquilación y de pasión por la novedad de otros tiempos. Será cosa de los videojuegos, de tanto programa de testimonios o de los móviles con conexión a Internet, quién sabe. La cuestión es que el año no quería acabarse, y ni recurso a la lógica temporal ni gaitas.

Así que dieron las doce campanadas, con los cuartos y todo eso, y los chillidos y los atragantamientos. Y luego los besos al aire y las felicidades impertinentes. Pero, a pesar de que la gente disimulara, afuera el año no se había acabado. Y nada que hacer, porque ahí ponía eso de 32 de diciembre que nos dejó bastante fríos a todos, que nos cayó mal el vodka con naranja y los saltos de esquí no fueron lo mismo.

Lo peor fueron los días posteriores, cuando aquello seguía un curso antinatural un poco impermeable, y se llegó al 40 de diciembre, y ahí todos con cara de tontos y sin muchas energías ya. Y sin saber qué hacer con los nuevos calendarios, con las agendas electrónicas, con todas las cosas más importantes.

No era cosa de detener el tiempo, que a todo se acostumbra uno, y arrancó la décima quincena del mes y comenzaron a venir los calores y el año no se acababa. Los expertos decían que aquello se había enquistado, que no había nada que hacer.

Hubo que recurrir a métodos violentos, entiéndanlo. Fue necesario el maquiavelismo.

Les juro que no sufrió. Que pasó muy rápido. Un tiro en la cabeza y listos. Estarán conmigo en que la tontería ya le había durado mucho. Que fue un mal menor.

¿No?


12 comentarios:

Madame Vaudeville dijo...

Una pregunta: ¿quien disparó fue el mismísimo Año Nuevo, verdad?

Tras el largo Diciembre... un corto beso intenso como un tiro, con mucho cariño, para usted.
Y feliz tránsito al 2010. Y feliz 2010; sin tiros verdaderos.

mariajesusparadela dijo...

Sí. Lo que se acaba, se acaba. Hay que asumirlo.

Tristancio dijo...

A veces, cuando necesitamos un día con más horas, anhelamos que el tiempo se alargue... pero puestos a elegir, me quedo con la inevitabilidad del tiempo...

Tú y tus cuentos...

Abrazos y felicidades.-

ixilik dijo...

Unos días más y por carnavales él se habría disfrazado de Año Nuevo, y todos habriamos sido felices por un día sin necesidad de matar a nadie. El en su viejo año, los demás viendo el nuevo. Era custión de igual que él no quiso terminar el año, los demás no terminar el carnaval. Nunca matar

simalme dijo...

Feliz y rebelde año, Fernando.

Sweetcide dijo...

Yo creo que aun seguimos en 1999
:****

Athena dijo...

En todo caso acabó. Como todo.

Besos.

Fernando García-Lima dijo...

Bien captado, Sweetcide ;-)

Petonets

Rosa dijo...

Obstinado el añito, eh??
Un beso Fernando y feliz año, el que sea.

Cris dijo...

:S

Pobre año. Yo también me hubiera agarrado a la vida hasta las últimas consecuencias.

Una pena.

Besos y feliz 2010!

lafuentedesed dijo...

Mucho tardó en llegar el tiro de gracia. Que paciente es la gente.

Angus dijo...

Buen texto. Me ha gustado mucho.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.