miércoles, 23 de mayo de 2007

La balsa

El aire ya no era más aire. Era más un aliento que jugaba en las bocas vacías y bailaba por los puros disfraces de cadáver que antes eran hombres. La piel ahora era una tela podrida y fría, casi traslúcida. También el mar había desaparecido y la balsa parecía encallada en una gelatina a veces negra, a veces verde. Entonces descubrió la sombra en el horizonte, fue apartando la muerte a empujones y, con el último gesto que le quedaba dentro, alzó el jirón y lo agitó con obligada indolencia. El viento comenzó a soplar en contra.

13 comentarios:

lila dit ça dijo...

esto de escribir sobre cuadros.....me mola jeje. muy bueno, como dirín en donde tu y yo sabemos "amos ahiii". que por cierto que ansia de entradas no? si casi no me da tiempo a leerlas.

FER dijo...

Perdona, pero el cuadro lo he visto muy ilustrativo para lo que he escrito. Es decir, el proceso ha sido al revés, qué te piensas :-P

Pues sí que estás vago, porque la anterior entrada sólo tiene un par de frases. Te tienes que alimentar mejor.

Elarte dijo...

Pobre balsa o barca o lo que sea.

Cómo te pasas.

:-)

manuel_h dijo...

mira que es puta la suerte!

Amelie Poulain dijo...

Le Radeau de la Meduse, de Gericault. Sala Denon, 1ª planta. Ohhh que bonito el Louvre :)

FER dijo...

Bueno, elarte, me dan casi más pena los que van encima de la balsa, ¿no?

Manuel, supongo que todo es cuestión de rachas, y cuando las cosas salen mal, salen mal dos veces.

Amélie, ¿es que has estado recientemente en París?

peregrina dijo...

Y Gericault te sonríe...como yo.

Sweetcide dijo...

Amélie vive en Montmatre, París :-P y ni caso a Lila, sigue escribiendo a estos ritmos que a los demás no nos cansas :-)

A mi me parecería igual de válido si hubiera sido al revés, escrito después de la imagen, pero mola cuando encuentras una imagen que refleja lo que has escrito tan bien...

FER dijo...

Peregrina, siempre es una alegría ver tu sonrisa por aquí.

Sweetcide, Amélie vive en su mundo, al margen de parises y montmartres :-) Y gracias; en realidad, ya sabes, me gustaría estar escribiendo 1.001 noches, pero el cansancio me puede.

Elarte dijo...

Bueno, Fer, si te refieres a las personas que sufrieron el naufragio de la Medusa, sí... ¿pero no decías que no interpretabas el cuadro?

Pues en tu texto (no sé por qué...) simpatizo con esa balsa encallada :P

FER dijo...

Elarte, seguro que es porque tienes en la cabeza la canción de Miliki:

Un barquito de cáscara de nuez
adornado con velas de papel
se hizo hoy a la mar
para lejos llevar
gotitas doradas de miel.

Un mosquito sin miedo va en él
muy seguro de ser buen timonel,
y subiendo y bajando las olas
el barquito ya se fue ...

Navegar sin temor
en el mar es lo mejor,
no hay razón de ponerse a temblar.
Y si viene negra tempestad
reír, remar, y cantar.
Navegar sin temor
en el mar es lo mejor,
que si el cielo está muy azul
el mosquito va contento
por los mares lejanos del sur.

Un barquito de cáscara de nuez
adornado con velas de papel
se hizo hoy a la mar
para lejos llevar
gotitas doradas de miel.

Un mosquito sin miedo va en él
muy seguro de ser buen timonel,
y subiendo y bajando las olas
el barquito ya se fue ...

Al poder respirar
en la brisa de la mar
¡qué apetito tan grande le da!
Tres ballenas fritas con jamón
se come al desayunar.

Sin tener que fingir,
afeitarse, ni vestir,
con el cuerpo tostado de sol
muy alegre va cantando
el mosquito que empuña el timón.

Elarte dijo...

Bueno, Fer, va a ser que no, soy más sencilla aún:

Había una vez un barquito chiquitito, que no sabia, que no podía, que no podía navegar, pasaron un, dos, tres, cuatro , cinco, seis semanas,pasaron un, dos, tres,cuatro, cinco, seis semanas, y aquel barquito y aquel barquito y aquel barquito navegó.
Y si esta historia, parece corta,
volveremos, volveremos a empezar,
había una vez un barquito chiquitito que no sabía, que no podía, que no podía navegar...

:-)

FER dijo...

Elarte, me encanta el tono "revival" que estamos adoptando. Pronto se me caerá la lágrima nostálgica.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.