domingo, 27 de mayo de 2007

Ilsa (Clásico revisitado número 3)


- Lo digo porque es verdad. Tú y yo sabemos que perteneces a Victor, eres el impulso para que él siga adelante. Si ese avión sale, y tú no estas con él, lo lamentarás. Tal vez hoy no, puede que mañana tampoco, pero sucederá algún día.

- Pero... ¿y nosotros?

- Siempre nos quedará París, no lo teníamos, lo habíamos perdido, hasta que tú llegaste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.

- Te dije que no volvería a dejarte.

-
No lo harás. Yo también tengo una misión, a donde voy no puedes seguirme, lo que he de hacer no puedes compartirlo. No pretendo hacerme el altruista, pero comprende que los problemas de tres personas no importan gran cosa en este enloquecido mundo. Algún día lo comprenderás. ¡Oh, vamos!, ¡ánimo! Te deseo suerte.

- Diablos, Richard, ¿sabes que nunca me he creído este discurso? Lo he oído veinte millones de veces durante estos sesenta y cinco años y tus argumentos me siguen pareciendo absurdos. Al principio me impresionó tu voz nasal, ese sombrero, cómo haces para que te encaje de forma tan perfecta, y la gabardina. Sí, tu gabardina y ese aire de frágil seguridad que tienes en la mirada. ¿Por qué no pones ojos de despedida? Tu gesto es más bien de café solo. Solo y frío. Yo estoy sangrando dolor y tú pareces los brazos de una estatua con un whisky doble en la mano derecha. Te he dicho que no quiero irme con Víctor y tú me insistes con tu heroísmo de centro de estética. Siempre miro hacia abajo cuando el avión despega. Y siempre me arrepiento de escucharte y de no cerrarte la boca con la lengua.


17 comentarios:

Anónimo dijo...

Y si ese avión sale y ella se va en él, Richard lo lamentará. Tal vez hoy no, puede que mañana tampoco, pero sucederá algún día...

...Pero él la deja marchar y ella marcha aunque desgarrada y mordida por la soledad, con ganas de arrancarse de sí misma, enredada en la ausencia de un amor imposible que le daba y le quitaba y cada vez que la rozaba la erosionaba más. Su amor... una sed que le secaba la garganta y la estrangulaba. Un hambre que no rugía en el estómago sino en el alma.

Zapateta dijo...

From: Acda & De Munnik
"Morgen is ze weg"


She hears the key in the doorlock,
while the door was already open.

He will not tell her where he was.
She will not start this conversation.

Tomorrow she will be gone.
She had enough of it. This is already going on for years. She doesn't even know if they ever were happy.

Anyhow, tomorrow she will be gone.
He cannot take care of himself. Someone else will have to save him.
But tomorrow she will be gone.

And if not..maybe the day after tomorrow.


Beso, M ;)

La Dama de Shangai dijo...

Siempre dijeron que había un final alternativo para "Casablanca"...pero no creo que los guionistas pensaran en algo así...más bien un..."Cuatro años más tarde en París..."...Lo mejor de este clásico: cuando Rick le dice a su amada.."Son los latidos de mi corazón o es que los alemanes están bombardeando París"...Buah! Grande, grande!

FER dijo...

Anónimo, seguro que Rick lo lamenta cada vez que se tiene que quedar en la compañía de Renault, aunque sea el comienzo de una gran amistad, blablabla.

Zapateta, preciosa canción. Creo que el grupo es un viejo conocido ya :-)

Enorme, Dama, estoy de acuerdo, aunque tiene muchos momentos a la altura de ése, como la frase lapidaria “Si tuviese tiempo de pensar en ti… posiblemente te despreciaría”

Eva Díaz Riobello dijo...

- Maldita sea, Ilsa, ¿por qué tienes que ser tan cabezona? Mira, si quieres que te diga la verdad, ya no me resultas atractiva. Has engordado mucho desde lo de París y... en fin... esto es embarazoso, pero... Louis y yo nos queremos. Por eso nos ha acompañado hasta aquí. Vamos a huir juntos.
Creo que esto puede ser el inicio de una gran "amistad".

Amelie Poulain dijo...

Es Ilsa quien dice: "Son los latidos de mi corazón o es que los alemanes están bombardeando París"

Rick, un franco por tus pensamientos :)

La Dama de Shangai dijo...

Cierto, es Ilsa...Gracias Amelie! Déjame remendarlo con una sí cita de Rick: "Los alemanes iban de gris y tú ibas vestida de azul". ¡Eso es romanticismo y lo demás son tonterias"

Amelie Poulain dijo...

Ja ja ja me encanta el romanticismo! Pero que un hombre recuerde el vestido que llevabas la ultima vez que te vio... eso no se lo cree nadie!

FER dijo...

Eva, como versión para el orgullo gay no está mal :-P Ha sido muy iconoclasta.

Dama, Amélie: la película es en blanco y negro, he aquí el truco; te lo tienes que creer.

lila dit ça dijo...

jiji muy bueno lo del color del vestido. y todo el relatito tambien.
cara de café solo y frio...jajaja como yo anoche con la lavadora.

abuelo!!!nos vamos a paris?

FER dijo...

No, que te enamoras de una francesa y me abandonas. :-P

lila dit ça dijo...

venga esa puñalada trapera. has cogido carrerilla desde anoche eh!

FER dijo...

Pero si no es una puñalada trapera, te lo digo con todo el cariñín del mundo :-)

Y lo de anoche... una abuelez más. Tenemos que hacer un ranking de abuelos :-D

Amelie Poulain dijo...

Lavadoras? Es por esto de que Fer no te deja poner la tele en el suelo? Ver como da vueltas el bombo es un buen entretenimiento :)

Anoche estuve achicando agua en el centro!!! O la gente se calma o los malos humos se van a cargar todas las conexiones electricas.

Marvin dijo...

Fer,lila no os peleeis, que da que pensar, jejejeje.

manuel_h dijo...

Vale, Ingrid se puede cabrear, pero nadie podrá discutir que es difícil encontrar una excusa mejor para terminar una relación transcendente y volver con el sonriente gendarme.

Amelie Poulain dijo...

Sí sí sí, Manuel. La mejor razón que me han dado: "Ocupas demasiado tiempo en mi cabeza". Y añadió un "volveré a por ti cuando acabe la carrera". Mi respuesta creo que no la entendió: “te esperaré sentada”. Años después la segunda parte de la conversación:
- Licenciado en historia
- Felizmente casada y con una niña :)

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.