domingo, 14 de septiembre de 2008

Convivencia (Kafkiana número 3)


Cuando entré en el cuarto de baño y vi que la bañera estaba llena de pelos, empecé a sospechar que el que vivía conmigo no era un músico de 28 años cualquiera, sino un hombre lobo. Un licántropo, para más señas.

Soy consciente de que esta circunstancia es común en algunas casas y de que no debería haberme alarmado, pero, al no estar familiarizado con el tema, mi reacción no fue la óptima. De hecho, esa misma tarde, después de documentarme sobre la materia en Wikipedia, compré unas balas de plata en el chino de la esquina y las guardé en la mesita de noche. También me hice con una antorcha de corte con gasolina y dibujé un pentagrama con la sangre de un bistec que tenía en la nevera.

Cuando abrió la puerta y dijo "hola", me fije en él: nada hacía sospechar que mutaría en noche de luna llena. Sonrió y los colmillos no le sobresalían más de lo normal; los ojos seguían del azul cristalino de siempre y continuaba con su habitual aspecto barbilampiño. Busqué en su piel algún rastro de correrías nocturnas a modo de magulladura o mordisco, pero nada. Ni siquiera notó mi nuevo perfume y le pasó desapercibido el hecho de que acabara de cocinar unas sardinas a la plancha.

Pero es un hombre lobo. Ya no tengo dudas. Mañana será luna llena y no tendré más remedio que matarle. Estoy harta de esos pelos en la bañera.


Más historias peludas en Contraportada

10 comentarios:

Fauve, la petite sauvage dijo...

XDDDDDD

Me encantan todas tus "Kafkianas": ¡sigue, sigue!
Saludos,
fauve.

Miss Morpheus dijo...

Son buenísimos...
Oye, tú no crees en el matrimonio ni en la convivencia, ¿verdad?

Un saludo.

Diego dijo...

"Pero es un hombre lobo..." Frente a todas las evidencias en contra, ella se aferra a una certeza que es muy propia de los sueños. Un abrazo.

contraportada dijo...

Suele pasar, nos creemos más lo nuestro que lo que ocurre en realidad. Así nos va!

(esta vez al menos nos ha salido a los dos bastante "kafkiana", eh?)


Besos

Ameliepinup dijo...

Los pelos no son suyos, hay una explicación mas sencilla, lleva a mujeres a tu casa cuando no estás, pero esa sencilla realidad te atormenta y prefieres fantasear con lobos, lunas llenas y pelos....

Un besazo!!

AAN dijo...

Lo que ella no sabe es que él ha descubierto las balas de plata en un cajón de su mesita de noche (esconde tantas cosas interesantes este pequeño mueble de alcoba), por lo que ha decidido huir con la mujer baobab, a la que conoció en un chat sobre literatura francesa.

Besito ;)

simalme dijo...

Hombre, claro, qué venganza más merecida que la que producen los pelos en la bañera... Lo que ella no sabe es que se arreglaría con un simple gesto, sus compresas en el cajón de su máquina de afeitar...

manuel_h dijo...

Había una hermosa luna llena anoche, y oímos un grito... ¿fallaste?

LILITH dijo...

Me encantan los preparativos del asesinato y el último párrafo ¡Vaya cabezonería!

Uff, tengo tanto trabajo que no puedo leer el resto ahora ¡Una pena!

Tristancio dijo...

Los pelos son de ella... y no están precisamente en la bañera.
mmmmm, debería hacerse ver...

Y coincido con los otros lectores, se disfrutan estás "Kafkianas", porque hacen pensar...

Admiro la precisión de tu escritura.

Saludos.-

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.