lunes, 7 de julio de 2008

Cadáveres


Dejó de ir del corazón a sus asuntos para ir de sus asuntos a sus asuntos (a qué hora quedamos, te llamó el cliente número 45.682, te quiero, mamá estoy enfermo, el libro está muy bien, corre que no llegamos, my tailor is rich), una postura mucho menos sana desde el punto de vista espiritual, pero realmente cómoda, ya que dejó de hacerse preguntas vitales y no volvió a consagrar parte de su existencia a profundidades filosóficas varias. Ahora su rutina lo ocupaba todo y, si en algún momento del día había riesgo de introspección, lo arreglaba con charlatanería, música, ruido en general. Incluso construyó su propio concepto de sensualidad, muy fantasmal, un poco imbécil, en el que la cabeza dominaba cualquier tipo de instinto. Nunca más volvió a querer. El resultado fue un sexo gimnástico que eclipsaba todas las tonalidades del amor literario, una pasión de biblioteca al margen de alucinaciones y compuesta de mentiras; mentiras con abrigo de piel, pero mentiras. Se casó con uno que pasaba por delante, qué más daba con quién, se compró un piso y un coche, tuvo hijos, después amantes no amados, los hijos tuvieron hijos, leyó muchos libros, vio unos cientos de películas, lloró sin lágrimas y respiró sin necesidad de aire. Todo seguido, todo a la vez, rápido y difuso, como en una antología de cuentos malos con desenlaces asépticos. Y en una ocasión escribió un poema. Sin alma.

Después se murió, claro.

10 comentarios:

Princess Valium dijo...

Triste existencia la suya, aunque debió de resultar práctica en infinidad de ocasiones. Aun así, prefiero sentir y padecer.
Besitos

Diego dijo...

¿Acaso no es el destino de esa persona lo que verdaderamente abunda? Eso sí, ¿quién se animaría a aceptar con naturalidad que el influjo del alma no es todo lo permanente que quisiéramos?
Excelente la estructura de la sucesión. Un abrazo.

monsalud dijo...

Qué lástima, en realidad ya estaba muerto en vida.

Besos

contraportada dijo...

Me recuerda a algo que escribí yo hace tiempo, mira:
http://contraportada.wordpress.com/2007/02/05/el-limbo/

Me ha gustado.
besos

Eva dijo...

Y la cantidad de gente que lleva ese tipo de existencia vacía y en cambio pensamos que son tremendamente felices...

Triste, pero muy bueno. Me ha gustado mucho.

Besos.

Eva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mavi dijo...

Fer, en ocasiones he tenido la sensación de estar haciendo eso con mi vida, menos mal que al final me salvó la irracionalidad y de momento consigo seguir viva.

Un besazo!!!!

Fauve, la petite sauvage dijo...

...Claro.

Anónimo dijo...

Eso me decía yo....
Viva la vida, viva el amor!!
MdA

manuel_h dijo...

muy largo para cualquier epitafio, aunque valga para casi todos

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.