martes, 29 de abril de 2008

Palabras


"Después de miles de millones de años,
mucho después
de que los dinosaurios se extinguieran,
llegaba a este lugar.
Lo acompañaban otros como él,
erguidos como él
(como él, probablemente, algo encorvados).

A partir de onomatopeyas ,
de monosílabos, gruñidos,
desarrolló un sistema de secuencias sonoras.
Podría así memorizar sucesos del pasado,
articular sus adivinaciones,
pues el presente -él lo intuía- no comienza ni finaliza
en sí mismo, sino que es punto de intersección
entre lo sucedido y lo por suceder,
llama entre la madera y la ceniza.

Los sonidos domesticados decían
mucho más de lo que decían
(originaban círculos concéntricos
-como la piedra arrojada al agua-
que se multiplicaban, se expandían,
se atenuaban hasta regresar a la lisura y el sosiego):
y todos percibían su esencia misteriosa
que no sabían descifrar.
Con reverencia temerosa
escuchaban mensajes tan incomprensibles
como los de la llama, la ola, el trueno
(tal vez con la misma inquietud con que escuchamos al doctor
que diagnostica nuestro mal
utilizando tecnicismos nunca oídos,
de manera que no sabemos
si -impasible y profesional-
es nuestra muerte lo que anuncia
o es la vida).

Nadie comprendió entonces sus palabras.
Por eso andan, ahora, las palabras
pasando por los vientos,
ávidas de que alguno las recoja
siglos después de pronunciadas.
Y aquí están aguardando que alguno las escuche,
aquí en el lugar mismo en donde fueron pronunciadas,
aquí donde confluyen
Broadway y la Séptima Avenida.
Fue aquí donde él me vio,
donde narró la crónica
de este instante en que estoy evocándolo.
Aquí, entre anuncios luminosos,
en la ciudad de Nueva York".

De José Hierro, Cuaderno de Nueva York

8 comentarios:

Mavi dijo...

Fer, ¿y qué decían? ¿cuál era el mensaje?

Fantástico, como siempre, y la foto espectacular. Eres un geniecillo.

Un besazo!!

simalme dijo...

Siempre da la sensación de que las palabras desaparecen en una gran ciudad. Tanta gente y tan poca comunicación.

Leuma dijo...

Me gustó el Libro de las alucinaciones, pero éste no lo había leído. Una buena selección de palabras, sí señor, :), un beso

monsalud dijo...

Si que son intensos y profundos esos sonidos domesticados, de tal forma que son capaces de provocar tal sensación de abismo entre la vida y la muerte.

Farrah dijo...

"Lo acompañaban otros como él,
erguidos como él
(como él, probablemente, algo encorvados)"

Me ha encantado este poema. Gracias por hacérmelo descubrir!

maRia dijo...

A veces, sentada en las escaleras, fuera de noche, fumando un pitillo, me caían palabras en el regazo.

Digo caían, porque he dejado de fumar.
Creo.

Me encanta la foto.
Me encanta el texto.

Anónimo dijo...

Hostia.
Gracias.
Por el enlace.

maRia

Anónimo dijo...

Esperando a que alguno las escuche... esperando a que alguno (como tú, si es posible), las escriba!
Un beso enorme, enorme. ENORME.
A.M.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.