domingo, 19 de septiembre de 2010

Arañas

De tanto leer tebeos de superhéroes se le secó el cerebro y también se le metió en la cabeza lo de ser Spiderman. Silver Sulfer lo vio fuera de sus posibilidades y Lobezno se le antojó demasiado rural. El Capitán América también le parecía bien, pero siendo castellano de nacimiento no quedaría apropiado, oiga.

Spiderman molaba. Y ya está.

Se documentó meticulosamente y concluyó que necesitaba una araña radiactiva ya mismo. Difícil encontrarla, en principio, pero siendo perseverante como era, en realidad no sería un problema. La descubrió en Amazon y a las 48 horas la tuvo en su casa, modo de pago contra reembolso.

Sin embargo, al abrir la caja vio que el bicho en cuestión era más bien asquerosillo y le dio reparo sufrir una picadura de algo que diera tanta grima, al menos así conscientemente.

Trazó un plan: soltaría al arácnido y, antes o después, le picaría. Al menos eso es lo que le sucedió a Peter Parker. Así que abrió la caja y la araña se escapó, refugiándose debajo del mueble de la tele. Después se fue a dormir, deseoso de despertarse con un par de picaduras en su cuerpo.

Por la mañana se levantó nervioso y fue corriendo a mirarse en el espejo del lavabo. Nada. Tenía la piel intacta. Un pequeño sarpullido tan sólo en el glúteo izquierdo, pero nada que ver con arañas radiactivas.

Compungido, se vistió, salió del cuarto de baño y se dispuso a desayunar el tazón de leche y los cereales habituales.

- Buenos días, hijo.

La voz de su madre desde el techo de la cocina.

Rayos.

Rayos.

5 comentarios:

Nébula dijo...

jajajaja ^^

Salomé dijo...

Eres genial. En serio. ;)

Cris dijo...

jajaaja, tendrá que probar con algún otro...

Besitos!

Tristancio dijo...

Muy bueno. Entretenido desde la primera línea :)

Saludos.-

Miss Morpheus dijo...

Serpientes que se quieren desprender de su piel, hombres que desean mutar a superhéroes... ¿será la transición del verano al otoño?, ¿será que en nuestro fuero interno necesitamos cambios aunque racionalmente los rechacemos?
Un río no es pasado ni presente ni futuro... pero es agua limpia que fluye continuamente ¿por qué desear vivir en un estanque?

Un abrazo.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.