viernes, 4 de septiembre de 2009

Ceniza


Ayer fui a esperarte a la puerta de tu casa y, como no salías ni entrabas, me dediqué a fumar toda una cajetilla de cigarrillos, para ver si las ganas de besarte se me iban entre el humo y la ceniza. 


Te vi aparecer cientos de veces. En una, pasaste delante de mí haciendo que mirabas hacia otro lado, enredada en tus pensamientos, como si persiguieras a alguien al ritmo de alguna canción que no conozco. Alargué la mano para tocarte, pero al final me quedé encogido y no llegué hasta tu cuerpo, que se disolvió y se confundió con el humo y la ceniza.


Luego saliste y eras puro olor. Aunque creo que no alcancé a verte, tu olor sí que llegó, me entró y te busqué, primero detrás de mí, y después salí corriendo hacia lo que me parecías tú, pero sólo era tu olor. Dos manzanas más allá, en aquella plaza, desapareciste, y yo volví a la puerta de tu casa, entre el humo y la ceniza. Y pensando, encogido, que no llegaría hasta tu cuerpo.


También te asomaste al balcón, envuelta en ese abrigo negro que tanto te pones cuando llega el otoño. Creo que me miraste, y pestañeaste de forma lánguida, dejando cerrados los párpados un instante. Debajo, sentí cómo tus ojos se movían. Abriste el abrigo negro para mí, o quizás para otro, jamás lo sé, y allí se mostró tu piel desnuda. Sólo duró un segundo y después te volviste a embutir en el abrigo negro, te diste la vuelta y te marchaste, dejándome atrás, y al humo y a la ceniza.


Y te vi durmiendo, transparente, rodeándote a ti misma. Creo que huías hacia alguna parte donde pudieras dejar de rodearte y donde no existieran los cuerpos a medias y las lenguas cobardes, donde no importara que los espejismos te pillaran desprevenida. Allí incluso podías fabricar pequeñas bombas para reducir tu pasado a humo y a ceniza.


Mientras, yo te esperaba en la puerta de tu casa, más en tu pasado que en mi futuro, a punto de ser reducido a humo y a ceniza.


7 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

precioso texto.¡quién fuera ella!8No por lo que es sino por lo que inspira)

Liliana G. dijo...

Aaaaaaaay... Quedarse prendado del humo y de las cenizas del pasado suele traer esa consecuencia: no poder asir lo que pretendemos.

¡Hermosísimo! Como no podía ser de otra manera.

Besazos.

Athena dijo...

¿Un humo sin preceder de un fuego?

Precioso.

Besicos

Majo dijo...

Venir a tu blog es una experiencia cada vez más gratificante. El mejor símil que se me ocurre (y el más simplón), sería como pasar de ver o escuchar tele o radio comercial a ver o escuchar "Paraísos cercanos" o Radio 3.

Una nube de calidad y distinción en medio de un cielo lleno de clones y textos "esperados" y demasiado convencionales muchas veces.

Pensándolo bien, de eso se trata lo de "seguir", ¿no?

PD: quizás no debería haber utilizado tanto texto para decir que me encanta cómo escribes.

B7s

Rosa dijo...

Como me ha gustado Fernando!!
Gracias.

dulce de opio dijo...

me gusta lo que dice tu perfil ..sobre si encontrarás a la Maga...

no sé como llegué ...pero es un buen lugar para leer...

te dejo un saludo

adios

lafuentedesed dijo...

Boom! ¿Y ahora?

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.