domingo, 24 de agosto de 2008

Lila (dit ça)


-ne bougez pas- elle me dit
je veux sentir
ton gros bite
dedans, dedans... dedans moi.

Xavi Martín



Lila le dijo adiós, o quizás hasta luego, no sé, pero, de todas formas, quería decir adiós. Con una sonrisa, pero quería decir adiós. Lo dijo para engañar al silencio, porque en realidad no quería decir nada. Sólo irse.

Él se quedó esperándola. A ella. A Lila. Encendió un cigarrillo para que transcurrieran tres minutos más. Sólo le vinieron los recuerdos, los del humo y luego los del sexo -te quiero sentir dentro de mí. Advirtió que retrocedía a la oscuridad y apuró la última calada. Cayó en el error romántico de pensar que sin ella, sin Lila, su mirada quedaba rota y que ahora, sin destinatario, sin Lila, le quedaría un exceso de todo.

Sobre la rigidez de su memoria colocó de nuevo un tapiz de colores y a la nariz le vino un olor a sudor, el sudor de Lila, y en las manos se materializó el tacto de su piel, la piel de Lila, blanca como la de un ángel, tan alejada de todos los corazones enfermos que la deseaban.

También le vinieron los celos (los celos de Lila) y la enfermedad de perseguirla, a Lila, en el fuego que los rodeaba cuando estaban juntos, en los sonidos de su voz -la voz de Lila- de su respiración -la respiración de Lila- y de los párpados al pestañear -los párpados de Lila-, una revolución corporal que podía expresar ternura, que podía expresar pasión y que a él le provocaba locura.

El cigarrillo se acaba y, con el humo, también desaparece Lila. Sólo queda el miedo a la hoja en blanco, a la partitura vacía, a Lila sin Lila.


15 comentarios:

monsalud dijo...

Me da la sensación de que la espera merecerá la pena.

Besos a los dos.

Anónimo dijo...

Me encanta lo de las pestañas :)

beso sólo para ti, jijiji.


Miss. Apocalíptica.

contraportada dijo...

Qué grande...

Alphonsus dijo...

Que duro y a la vez que sabrosa dependencia, esa sensación de abandono en el alma cuando alguien que consideras parte tuyo se ausenta, aunque sólo sea unos segundos, yo recuerdo esos momentos con nostalgia, lo que se siente por Lila únicamente sucede una vez en la vida, y te relames los labios toda una eternidad.
Saludos cordiales...

LILITH dijo...

¡Qué buena la última frase! Lila se ha podido palpar, oler, oír... ahora Lila sin Lila

un abrazo,

Lilith

Tristancio dijo...

Hasta dan ganas de extrañar, así, con esa intensidad (como se extraña amar, a veces, tantas veces).

Y sí, yo también tendría miedo.

Saludos.-

Diego dijo...

La desesperación de buscar en los objetos y recuerdos a la persona que ha desaparecido, como si las cosas y los recuerdos pudieran recobrarla... Un abrazo.

Sweetcide dijo...

Idea num.1 para "5 maneras de despertar en martes": Que te despierte el ruido de un lindo gatito jugando como loco con una ASQUEROSA y ENORME cucaracha.

:_____(

AAN dijo...

"He de reconocer que cuesta más olvidarte que odiarte o amarte".

La Habitación Roja (Esta no será otra canción de amor).

Beso

PD: gracias por enlazarme. Te debo letras sin audiencia

José Bermúdez dijo...

Peligrosa, muy peligrosa la añoranza. "Tan arriesgada como imprescindible".

Saludos.

Garatusa dijo...

¡Oh!

Mónica dijo...

Me gusta mucho. Hay varias frases memorables que contienen toda una historia, como: "Lo dijo para engañar al silencio, porque en realidad no quería decir nada. Sólo irse".
Celebro que el azar y la buena lectura de otros blogueros me hayan traído aquí.
Saludos

Amelie Poulain dijo...

"Dedans, dedans... dedans moi"

“Lila dit ça des gros mots et on suite elle s'en va
et je reste la
ou ça? á côté la vie j'aime pas »

Una entrada preciosa, como la canción, como la película.
Besinosss

martin dijo...

oh, là! Lila...

ANA HIMES dijo...

Me ha encantado esta frase: Sobre la rigidez de su memoria colocó de nuevo un tapiz de colores.

Saludos

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.