domingo, 31 de agosto de 2008

Deseo


Fóllame, le dijo, y se tendió desnuda en la cama, sin decir amor mío, ni te quiero ni angustia de querencia. Sobraban todo biombo de cariño: ahora el paisaje era fácil, sin obstáculos, sin indirectas, sin seducciones implícitas. Se acabaron las caricias de sauce y las almohadas de candor. Fóllame ya, repitió.

Él se sacó un peine del bolsillo de la camisa, se repasó la raya del pelo en dos gestos y se miró en el espejo para comprobar que el resultado era el deseado. Después, se aflojó la corbata y, tras desabrocharse dos botones de la camisa, puso los gemelos sobre la cómoda. Uno. Y luego otro. Sacudió la americana, repleta de noche, y la colocó en la silla que tenía más cerca de él, evidenciando que las hombreras quedaran perfectamente alienadas. Tras deshacerse del cinturón, de los zapatos y de los calcetines, paralelos a la cómoda, dejó los pantalones, doblados por su centro geométrico, junto a la chaqueta. Lo último fueron, obvio, los calzoncillos, que acabaron sobre los pantalones como si no pudieran estar en otro lugar, y las gafas, cuyas patillas abrazaron los gemelos.

Después buscó a su amante, que yacía retorcida de humedad; cómo te deseo, pronunció.

Pero, al no encontrarla, se durmió.

Ella repitió fóllame ya y lo buscó con el tacto.

Pero, al no encontrarlo, se durmió.


P.S. Gracias a Sweetcide (Dulce suicidio) por la foto.

8 comentarios:

adictaacruzarenrojo dijo...

Joder pequeño, mira que eres bueno...

Chapeau..

Y vamos a ver una cosa...esto se llama presión...pero has tenido suerte..porque (a pesar de que dentro de un rato me voy a salamanca porque mañana tengo examen de psicologia-medica) hoy publico asi que tranquilo todo el mundo....(al final os he hecho unos yonkis...)

Y por tu recomendación ;), intentaré no defraudarte...

besossss (rojossss)

Tristancio dijo...

La soledad es estar en el mismo espacio, pero en un tiempo distinto... o, estar en el mismo tiempo, pero en un espacio distinto. En fin, es el divorcio del tiempo y el espacio.
Después viene todo lo demás.
O, simplemente, no viene.

(Los detalles hacen la diferencia, y que bien te detienes en ellos, aunque tengan consecuencias no deseadas para el deseo).

Saludos.-

manuel_h dijo...

"Él se sacó un peine...", dice, y dado el contexto (el primer párrafo), me pareció que se había colado la "i" sin invitación, y que íbamos a participar de un post asquerosamente magnífico, o magníficamente asqueroso.
"...del bolsillo de la camisa", vaya, va a ser que no, y se nos quedó en magnífico, una leve contrariedad.


Gracias.

contraportada dijo...

Oh, qué bello.

Esto es lo malo de perder la inmediatez :)

Diego dijo...

Se te dan bien las tragedias cotidianas, esas en las que no muere nadie, por lo menos físicamente, porque en realidad la muerte está, muerte del alma que muere un poco, como en esta escena.
Gracias por incluirme en tu recomendación, soy relativamente nuevo y no tenía idea de esa fecha. Gracias otra vez, un abrazo.

José Bermúdez dijo...

¿Y pudieron dormirse con semejante calentón? ¿De veras ella no reclamó conversación previa?

Ahora en serio... un texto genial.

Saludos.

martin dijo...

estos desencuentros de follar pasan más a menudo de lo que uno se cree...

Amelie Poulain dijo...

Buenísimooo!! Aunque esto de que se durmió... no sé yo, poco creible! Jajaja. Esperaba un final del tipo:
toda ella se convirtió en fluido hasta desaparecer absorvida por un triste colchón de muelles oxidados.
Vaya des-encuentro más in-deseable.

Pero qué buenooo!! Besisnesss

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.