domingo, 9 de septiembre de 2007

L'amour fou

Le agarró la mano, se la acarició como cuando todo era voluptuoso, con el esmero de un amante real, con la locura y la rabia de los primeros tactos, como cuando te duele todo si no tocas. ¿Recuerdas? Siempre en un constante arrebato físico y trapisonda interna, sometido a una embriaguez pasional, como un animal desplumado y náufrago en una concha flotante. Bebíamos infusiones juntos, sentados en la cama, curándonos las borracheras. Comía rosas de tu boca, con las entrañas desordenadas y la piel dorada. Nos olvidábamos de la suciedad y el mal olor y todos los humores eran amables. Todavía tenías las manos pequeñas y yo bruma en la cabeza. Tú me abanicabas con una revista cuando tenía calor y yo te recorría la desnudez pálida con los ojos; todas eran más feas que tú, y engordaban y se morían. Incluso dábamos de comer a las palomas y perseguíamos a los gatos callejeros, rotos como estábamos de la fiebre amarilla o roja o rosa. No había horas de cenar, ni de comer ni desayunar. Escribíamos manifiestos de locura, y celebrábamos ceremonias diarias para alborotarnos las querencias.

- Perdone que le interrumpa –dijo el abogado–. Intentemos no desviarnos, que tengo prisa. Estábamos hablando del régimen de visitas.

11 comentarios:

Eva dijo...

"Cuando le jures que eres suya, temblando y suspirando, y él te jure que su pasión es infinita e imperecedera, fíjate bien, amiga: uno de los dos miente." Dorothy Parker. De la película: "El leguleyo siempre llama dos veces".

Te han sentado muy bien las vacaciones ;)

Besos.

Pd: gracias por el link. Espero merecerlo, con el tiempo.

Leuma dijo...

Buenos recuerdos pero la realidad está ahí, y es que la amiga de tu hija no es la más apropiada, por mucha belleza americana que tenga. Besos.

Mavi dijo...

Y buscábamos rincones oscuros, y pasábamos días enteros entre las sábanas. Me encantaba cerrar los ojos y recorrer tu cuerpo con mis manos para poder leerlo en braile.
Recuerdo que me susurrabas contraseñas, que tan solo tú y yo conocíamos, y me hacían estallar en carcajadas...

Ahora firma aquí y guardemos esos recuerdos en una caja para enterrarla bien profunda.

Gwynette dijo...

Y yo que recordaba.. y me ha subido una cosa a la garganta.
Perdone que le interrumpa: el Régimen económico matrimonial,o la Liquidación de gananciales ya lo hemos tocado?

Besos

manuel_h dijo...

hay memorias traicioneras, y olvidos sin la menor puntualidad

peregrina dijo...

Fer.... y yo que creì que era algo amoroso, sensual erótico! Qué baldazo de realidad me echaste encima!
Besos para ti y tu Barcelona amada.

Anónimo dijo...

Qué apocaliptico eres.

FER dijo...

Gracias, Eva. Gran cita; me la apunto. Veo que a ti también te ha sentado bien el descanso :-)

Leuma, la realidad siempre dando por saco :-) Besos

Mavi, mejor recordar lo bueno, ¿no? Y no hace falta enterrar la caja; basta con tenerla guardada y abrirla cuando no nos duela.

Gwynette, desde luego, divorciarse es complicadísimo.

FER dijo...

Manuel, como siempre, tus comentarios son la guinda perfecta. Gracias

Peregrina, bienvenida de nuevo. Tu Barcelona amada te manda besos también. :-)

Anónimo, ¿apocalíptico? Simplemente informado...

Naty dijo...

Un amor que perdió su olor, color y sabor... ¿Tendrá algo que ver el "contrato"? Las rosas se marchitan con los compromisos ("Contigo" de Sabina lo dice muy bien...) Saluditos... Y hago eco a esas vacaciones que sin duda tuvieron sus efectos (tus lectores estamos agradecidos :)

Princess Valium dijo...

Pues tal vez lo mejor sea quedarse con esos recuerdos, llegar a un buen acuerdo economico y cumplir con el régimen de visitas.
Besos

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.