viernes, 5 de febrero de 2010

Febrero


El mes de Febrero, harto de ser el paria del calendario, se presentó en la oficina de reclamaciones del tiempo. Indignado, pero sereno.

Sacó aquella voz que pone el mes de Febrero, ésa como de actor de teatro declamando “parece que el invierno se acaba, pero no”, pronunciando sus mentiras y sus cuentos.

Allí en la oficina estábamos acostumbrados. No era la primera vez que venía. Algunos pusimos cara de circunstancias y otros miraron el reloj.

No pedía equipararse a Diciembre, con sus flamantes treinta y un días, el rojo repartido por las semanas, su Inmaculada Concepción, su Navidad, su lotería, sus Santos Inocentes y su fin de año. Tampoco quería ser como Julio, con tanto verano de hemisferio norte, tanta exuberancia por las calles y tanto pensamiento suelto y relajado. Pero sí que estaba harto de estar entre Enero y Marzo, con su arrogancia, la condición ventosa de uno; las heladas y los braseros del otro.

Quisiera ser como abril o como junio. No pido más añadidos ni correcciones, ni privilegios, pero tampoco que escatimen en gastos. Dinero es lo que les sobra, que el tiempo es oro, dicen. No intenten embaucarme otra vez con la engañifa de San Valentín o con las gargantillas de San Blas.

Y le concedieron un día más.

Ya verás como vuelve dentro cuatro años, se comentaba en la máquina de café.


13 comentarios:

Athena dijo...

En el fondo es un amable conformado.

Besos

A través del espejo dijo...

Jo!!

He leído textos dedicados a Abril, Septiembre, Mayo, Marzo, Agosto, Noviembre...
Me reconcilias con Febrero de un modo como el que simpatiza con la víctima inocente de un agravio ridículo.
Excepcional... como siempre.(!)

Basurero Usurero dijo...

Tu apellido es Lima como La ciudad de los Reyes??????? Suerte.

mariajesusparadela dijo...

Francamente, el tiempo es injusto con febrero. Yo, en su lugar,también estaría indignada.
Y no te digo nada de como lo pone el refranero.

Como siempre, Fernando, estupendo.

ixilik dijo...

Es el més mas camaleónico del año, no le hagas mucho caso. Tan pronto se viste de corazón enamorado, como de guardia civil en el senado. Se pone sombrero de 29, como se lo quita. Se viste de 2 para sanfermines, o te hace ver cigueñas por San Blas, en la hora que te da de más
Es el rey del Carnaval

ixilik dijo...

Era el congreso , no el senado, pero es que rimaba con enamorado... Ves! como no se puede fiar uno de su disfráz

Madame Vaudeville dijo...

En Febrero nació la pequeña Madame Vaudeville... no puede ser un mes malo :) Abrazos calentitos

Carla dijo...

y entonces yo pienso ¿cómo se te ocurre esto?

Me encanta:)



pd:curioso elemento el tiempo

Isabel Martínez dijo...

Febrero me gusta desde siempre. Un mes que me cae muy simpático. Entiendo sus ganas de hacerse mayor, pero díle que no merece demasiado la pena.
Disfruté con tu ingenioso escrito.

Rosa dijo...

Pues la próxima vez que vaya dile que a mi me gusta.
Todos los meses que si 30, que si 31, sin embargo él miraló; diferente, cambiante, corto, intenso... Me gusta.
Besos.

Cris dijo...

Pobre Febrero. Me dan ganas de inventarme la fista de las 4 semanas o algo así.
Qué bueno otra vez...
Besos!

Tristancio dijo...

Pero cómo!? Y este Febrero que veo yo aquí en el Sur, tan tranquilo de panza al sol?? mmm.

Pues nada, feliz Febrero!!

Mavi dijo...

Febrero es el Benajamín de la familia, el variable, el breve, el que todos cuando lo pensamos decimos ... y este año? 28 o 29?

Me gustan sus 4 semanas justas.

Besos

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.