lunes, 30 de noviembre de 2009

Viento

Hoy el viento se ha llevado lo que estaba escribiendo y cuando lo he ido a buscar estaba dos manzanas más allá. Ha hecho bien, el viento es sabio, porque te estaba escribiendo mentiras que hasta me daba cosa leer. Eran unas frases deslavazadas acerca de unas cuantas catástrofes y de lo mucho que te deseo, acerca de que me sigues pareciendo guapa y que al mirar tus fotos me sale enamorarme en este planeta y en los que lo rodean y en los confines del universo.

Mejor así.

Supongo que si al viento le da por leer lo que estaba escribiendo a lo mejor se pone a sangrar por la nariz. Cuando miento me sangran la nariz y las encías. Me ha dicho el médico que es por el aumento del torrente sanguíneo, porque cuando miento tengo que pensar mucho las mentiras y se me sube la sangre a la cabeza y acaba saliendo por cualquier orificio, como cuando te escribí aquello de que me alteras los resortes, que haces transparente cualquier leyenda, que me pones entre paréntesis, que me conviertes en especialista.

Son mentiras que, ahora, hasta me da cosa leer.

Como lo de que me excitaba que me desnudaras y me soltaras tu aliento de ciencia-ficción, que me provocabas orgasmos con sólo tocarme o lo de que sin ti mi vida no sería habitable y me tendría que conformar con músicas insoportables que nada tienen que ver con Nacho Vegas, y que te miraba como los niños miran las películas de dibujos animados.

Frases deslavazadas, nada más que eso: mentiras para no buscar al verdadero responsable, palabras mágicas para no dejar de tenerte. Para perder la poca sangre que me has dejado.

Ahora todo esto que estaba escribiendo se lo ha llevado este viento que precede a diciembre, y está dos manzanas más allá. Y es mejor así.


10 comentarios:

A través del espejo dijo...

Diré una obviedad. Pero hay que decirla, porque siempre habrá ocasión para apagar el fuego con gasolina.
El viento es caprichoso, y cambia de dirección cuando menos te lo esperas.

Firmado: Un bombero del atardecer.

mariajesusparadela dijo...

Bendito viento, que manda a las mentiras a que le de el aire...

Carmen dijo...

pues eso, que se lleve las mentiras que nos empezamos a creer, y que nos despeinen un poquito, que andamos de un apagado...

Carla dijo...

lo que el viento se llevó
( y la primavera compró).

Yo esoty esperando que el viento me traiga algunas cosas...

ignatiusmismo dijo...

Bonito arranque, interesante desarrollo, y un final a la altura del conjunto.

Un gusto leerte, Fernando.

Me tienes donde siempre, en Blogger City, dos manzanas más allá.

Hasta pronto :-)

Angie dijo...

No entiendo cómo puedo pasar los días y no venir a leerte, porque entonces, cuando llego, me pongo a leer como una descosida y luego tardo bastante en cerrar la boca.. y los ojos..

y este texto es.. simplemente maravilloso..

qué virguerías hace el viento..
como tú..

besos otoñales..

lafuentedesed dijo...

el problema es que el viento no siempre vino a hacer su labor. Bueno, hablo por mi.

Cris dijo...

Y cuando cambie el viento?
Hay que estar preparados...
Besos...

Rosa dijo...

Por aquí ha hecho viento hoy. Luego ha llovido....pero no era una lluvia roja.
Una de dos, o el viento no ha leido tu carta o lo que en ella decías no era mentira.
Besos de finde.

ixilik dijo...

Siempre hay que dejarse un poco de sanbre dentro de pesa. Si no el viento es capaz de arrastrate con las mentiras dejandote, dos manzanas mas allá, pero junto a las mismas mentiras

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.