jueves, 6 de noviembre de 2008

Nihilismo


"La angustia es la experiencia de la Nada" (Ernesto Sábato)


Se fue a meter la mano en el bolsillo y ya no había bolsillo. En realidad no había pantalón. Ni mano. Ni nada.

Cuando le pasó esto, hace un tiempo ya, se percató de que había desaparecido. En esto debe de consistir en no-ser, concluyó. Sin embargo, pensó que si podía llegar a conclusiones algo debería ser. Y se puso a buscarse.

No se encontró, pero debajo de la cama descubrió tres botones, dos monedas de veinticinco pesetas y un lápiz del número 2, y entre los cojines del sofá se le apareció una pipa rellena de tabaco. Fue a probarla y, al no tener boca, el humo se le escapaba por entre la invisibilidad. El resultado era un tanto extraño. Por supuesto, después de esta experiencia no se le ocurrió comer ni beber nada. Tampoco pidió besos a nadie. Y no lloró tras darse cuenta de que no iba a tocar más piel, ya que las lágrimas no tenían ni de dónde venir ni a dónde ir.

Cogió el lápiz del número 2 y se puso a escribir varios poemas sobre botones y monedas de veinticinco pesetas. Nihilistas.

Luego se limitó a no existir.

10 comentarios:

simalme dijo...

Una noche, de niña, hablamos de la nada. Una amiga contó que un día se propuso imaginarse qué era eso de la nada. Y nos aconsejó que no lo hiciéramos. Yo, ni corta ni perezosa, me acosté la siguiente noche y, riendo, me puse a pensar en la nada, nada, muerte, ningún pensamiento, todo sobra, qué habrá detrás de una tumba... Yo tampoco aconsejo a nadie la experiencia.

Diego dijo...

Hablando de la nada, un fragmento de Ciorán:
"Ya no queda nada, ni nación, ni mundo, ni Dios, sólo el hombre, solo frente al tiempo y la soledad. Dios se encuentra, desde mediados del siglo XIX, tan solo como el hombre. Es un Dios incapaz de manifestar una verdad, pues aún no la ha encontrado. Sin Dios, el hombre queda librado al tiempo; el sueño es una de las formas de escapar de esa condena." Un abrazo.

Tristancio dijo...

Todo en ti huele a "kafkianas". O todo se transforma o no "somos nada".

A mi me agradan los poemas de botones y monedas de veinticinco pesetas...

(Y muchas veces me gustaría no existir).

Saludos.-

Ainhoa dijo...

Tan solo por no poder llorar, me resultaría terrorífico esto del no ser.
Besos del número 2

Princess Valium

Nébula dijo...

Lo peor es existir siendo nada, o creyendo que se es nada...
La nada arrasa con todo, para crear más nada.

.*

Mary dijo...

Yo no podría no ser...no ser implica no sentir.. cuántas cosas me estaría perdiendo... Aunque cuando pasamos una mala experiencia uno quiere no existir, aún así prefiero ser.

Anónimo dijo...

Jo, Mary, como si se pudiera elegir entre existir o no!
Fer, de tus tres últimos relatos no sabría realmente con cual retirarme a la isla desierta... Enhorabuena, de la buena, buena.

Miss Morpheus dijo...

Limitarse a no existir parece la mejor opción; abandonarse al no-ser, ser etéreo, no volver a pesar... Aunque estoy con Sábato: huyo de la nada porque los agujeros y la sensación de vacío son mi mayor fuente de angustia.

Un abrazo.

Francesca dijo...

Me ha encantado el relato

manuel_h dijo...

los caminos de la poesía son inexcrutables, pero pasan por debajo de la cama.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.