lunes, 24 de marzo de 2008

Quisiera ser (II)


Artista contemporáneo


------------------


Estimado Sr. Tillmans:

Le sorprenderá recibir esta carta, ya que en el tiempo que llevamos trabajando juntos no ha salido de mí ni una queja, ni un resoplido, ni una mala cara, ni un “preferiría no hacerlo”. En realidad, tampoco ha salido de mí ni un “buenos días”. En caso contrario, seguro que habría soltado usted un respingo, ya que no suele ser habitual que un simple guisante tenga desarrollada la capacidad comunicativa; de hecho, la existencia de mi linaje suele ser bastante anodina y del hacinamiento de las vainas solemos pasar a la cazuela o a la sartén sin apenas pasos previos y sin que salga de nosotros una palabra.

Como vegetal fresco que soy, ciertamente me considero privilegiado, porque sé de la existencia de camaradas que se ven obligados a pasar por el mal trago de las conservas (que pueden durar años) o del congelado, una experiencia harto desagradable sin ningún género de duda. Pero incluso (y remarco ese “incluso” para que sea consciente de mi desesperación actual) estaría dispuesto a pasar por esas situaciones si eso implica el abandono de mi condición presente. Y es que no lo soporto más, señor Tillmans.

Son palabras duras, me hago cargo. Pero, por muy artista que sea usted y muy guisante que sea yo, aún queda dignidad en mis siete milímetros de diámetro. Cuando me convenció para formar parte de este proyecto, pensaba que significaría pasar a la posteridad. Ya me veía protagonista de relatos que quitaban el sueño a princesas o hacían crecer descomunales plantas. Admito que aquí me perdieron el orgullo y la vanidad, pero ¿a quién no le habría pasado? ¿Qué vulgar guisante estaría dispuesto a renunciar a la fama? Era fácil convencernos, a nosotros que nacemos en las axilas de las plantas y somos tan rechazados por los niños a pesar de constituir una excelente fuente proteínas, minerales y fibra.

Ahora, sinceramente, me siento engañado: lo suyo no es una obra de arte.

Vale que estemos expuestos en el Hamburger Bahnhof y, cada día, decenas de gafapastosos me observen arqueando la ceja izquierda y palpándose la barbilla. Vale que esta creación suya (por llamarla de alguna manera) haya sido premiada en certámenes internacionales y críticos de todo el mundo la alaben. Pero, señor Tillmans, unos guisantes que se cuecen en una olla ni es arte ni es nada.

Renuncio a participar en esta farsa. Prefiero ser comido o, incluso, tirado a la basura. Pero, señor Tillmans, conmigo no cuente para sus montajes pseudoposmodernos.

Atentamente,


El guisante número 14.154


P.S. Si va a seguir exponiendo su “obra”, al menos tenga la decencia de ponerle título.

9 comentarios:

Eva dijo...

Ha sido fascinante conocer las visicitudes del pobre guisante, sobre todo, al estar tan bien narradas con ese punto de genialidad que imprimes a todos tus relatos.

Sobre el arte contemporaneo, discrepo, y siempre me ha resultado sorprendente el poco respeto que se le concede y las críticas furibundas que despierta. La opinión generalizada es que si no es bonito o no se entiende: no es arte. Y eso es aproximarse al asunto de una manera muy simplista, porque precisamente esa es la función del arte, abrir los horizontes mentales, despertar conciencias, provocar sensaciones. Al “guisante” no le gusta la obra, bien, pues eso ya es una reacción. Probablemente su autor ya haya conseguido su objetivo con esa crítica. De todas maneras, comprendo los recelos que provoca, porque el arte contemporáneo está desposeído de todo lo supérfluo, se ha quedado con la esencia, se limita al concepto y eso es muy difícil de entender.

Besos.

monsalud dijo...

Lamento contradecirle caballero, pero sí que es arte. ¿A usted se le había ocurrido exponer un guisante? Ahí radica la diferencia entre tú, yo y el autor anónimo de la obra. Además, en el momento que la obra te crea una opinión, un sentimiento ... ya pasa a ser considerado arte. Pues el arte no es solo lo bello, sino todo aquello que causa una reacción en el público. Así pues, ¿Cómo puedes decir que no es arte? ¡si hasta le has dedicado una entrada en tu blog! Y mucho más aún, si de todas las obras vistas, esta es la que te interpeló de una forma más profunda... aún lo pones en duda? Que no te guste o que tu concepción del arte no contemple estas obras no quiere decir que no sea arte.

Por otro lado, el guisante 14.154 se subestima. Está expuesto en el Hamburger Bahnhof!! No ha sido engullido y posteriormente disuelto por el líquido bilial.

Lástima, con lo que me gustan los guisantes... con unos trocitos de jamón al lado mejor todavía. :P

monsalud dijo...

Jaja, nos hemos cruzado Eva.

Ya van dos votos a favor del arte. ;)

adictaacruzarenrojo dijo...

Te lo juro, nunca creí que iba a leer tan atentamente y con la boca semiabierta (por su pequeño tamaño) a un guisante indignado...
Un guisante indignado fer!!! jaja
sin duda, merece ser el protagonista de toda una novela...
Y llámame sádica...pero a mi desde q de pequeña me contaron el de hansel y gretel siempre he querido estar dentro de una olla...(repito, llámame sádida....jaja)

Y ahora....:

PD1: como???? dudando de mi dureza????????????????? como???????????
No crees que cenar directamente con tequila es un poco...de alcohólicas??? jaja
Con el aguante q tengo yo... fijo q te dejo K.O. a tekilas, coronitas o lo q sea asiq no me tientes e?....

PD2:vaaaaale, a veces me posee la bata, o el Sobota, no se...y termina viniendo la policía o el vecino del 4º asi que (y escusemé por mi poca consideración...)ahí va:
El esternón consta de arriba abajo de: manubrio o cabeza, cuello, cuerpo(formado por esternebras) y apófisi xifoides (q tiene forma de punta de flecha). Por otra parte la horquilla esternal se refiere más bien a la anatomía topográfica q se ve a simple vista...vamos, q es el huequito en forma de U que queda entre las 2 clavículas....(que a mi me parece como el huequito de los ceniceros para poner los cigarros...bueno, mejor puros...q son mas gordos....si, menos mal q no fumo xq tendria hombres-cenicero....jaja)

PD3: espero haber resuelto sus dudas y que puedas liberar ya sin problemas a sus pájaros q fijo q iran al cielo del circulo polar tb..o al Tibidabo o al maremagnun...

Un beso rojo (vale, me he pasao en la extension...pero blanda yo?? ja!)

monsalud dijo...

Ay que ver... con que los artistas de hoy en día son unos sinvergüenzas... por esa regla de tres tendré que dejar de considerarte un artista literário... :P

Bueno, tú eres de pueblo y yo soy como las cabras, que tiran pal' monte. :D (¿Será porque soy Aries?) Eso sí, con la brisa marina cerca que sino me agobio...

simalme dijo...

El arte moderno no lo entiendo. Y eso no me gusta. Cada vez es más elitista. No sé si es mejor o no, pero quiero entenderlo.

Anónimo dijo...

Pues yo paso del punto de vista del guisante y me quedo con la palabra "gafapastosos", que intuyo será el hallazgo más interesante y sabrosón de la semana. Leerte es un placerrrrrrrrrrr!!!

manuel_h dijo...

en cualquier caso, y como no sé qué pensar de los guisantes que no he visto, el relato sí me parece arte!

ANA PÉREZ dijo...

Hay algún modo de suscribirme a tus entradas? es que me he enganchado a tu blog...
Pleaseeee

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.