martes, 11 de diciembre de 2007

Una de aforismos


Arthur Schnitzler, médico y escritor, despiadado analista de las relaciones humanas. Como muestra, varios botones sin ojal:

“Cuando una relación que nació a lo grande cae en la mediocridad, no puede prolongarse si no es a costa de dolorosos y vergonzosos sacrificios. Es más sabio disolver sin más el hogar espiritual común que dejarse la piel en el empeño por recortarlo”.

“Toda relación amorosa atraviesa tres estadios que se suceden imperceptiblemente: el primero, en el que somos felices estando juntos en silencio; el segundo, en el que nos aburrimos estando juntos en silencio; y el tercero, en el que el silencio se hace carne y habita entre los amantes como un enemigo maligno”.

“El sentirnos atados y anhelar constantemente la libertad, y el hecho de que intentemos atar a otras personas sin estar convencidos de tener derecho a ello: eso es lo que hace tan problemática toda relación amorosa”.

“Todo puede seducir: la indiferencia o la pasión, el insulto tanto como el halago. La seducción no es más que el deseo de ser seducido”.

“Una regla para las deudas de amor: mejor dejarlas prescribir que cobrarlas demasiado tarde”.

“El matrimonio es necesariamente una ecuación irracional, porque los sentimientos cambian, mientras que las responsabilidades y las obligaciones se mantienen o incluso se incrementan”.

“No está claro qué es más estúpido: convertir a tu amante en tu esposa o a tu esposa en tu amante”.

Arthur Schnitzler, Relaciones y soledades

13 comentarios:

Amelie Poulain dijo...

Interesantes retales!
Aissss la complejidad de las relaciones humanas... a veces me alegra ser un replicante ;)

Besosssss

Pi dijo...

Qué verdades, madre mía. Qué angustia. Qué miedo. Qué ganas´, sin embargo. Siempre quedará prepararse para los batacazos,digo yo, porque si algo hace falta en esta serie de sentencias maravillosas es una que haga referencia a que, a pesar de los fracasos, el amor es necesario para sentirse vivo.
Punto aparte.
Qué tal te va, Oliveira enmascarado?

werther dijo...

Ah! Schnitzler, su novela "Fräulein Else" es un magnífico compendio de este decálogo, Terrible.

Saludos

Patrice dijo...

Jeje, cuánta razón, pero no debe ser siempre así de matemático no? Y sí, Pi, tienes razón, qué haríamos sin los batacazos!

Patrice dijo...

Anda y a quien no le gusta q le cortejen?!
:)

Madame Vaudeville dijo...

Qué razón! Cuánta verdad junta!
Gracias por este regalito de citas... Me consuela saber que estas verdades son universales y no sólo las vivo yo, jeje. Un beso grande

adictaacruzarenrojo dijo...

Que bueno....la seduccion no es mas el deseo de ser seducido...
Totalmente e acuerdo...
Por cierto, tengo una máscara veneciana muuuuy parecida...
Un beso rojo

Mavi dijo...

Él lo ve como yo "todo es demasiado complicado", ¿por qué será tan difícil?, y sin embargo ves parejas en lo que todo parece tan sencillo, como si hubieran nacido así ya.
No sé quizá una parte seamos como este sabio señor afirma y otros, los privilegiados, los que no le dan tantas vueltas y se siente en pareja como pez en el agua.

Besos!

lila dit ça dijo...

hasta te he visto la cara mientras las leia, jejejejeje

por cierto hablando de caras, a ver si quedamos un dia. o pon una foto en la nevera que la mia ya esta.jajajaja

por cierto el comentario suprimido era mio es que hoy ando mal de punteria y no acerte en ninguna de las teclas necesarias para poner lo que queria jejeje

monsalud dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
monsalud dijo...

Me he quedado pillada con el último fragmento. Aunque supongo que tiene fácil solución, directamente no creo en el matrimonio, hoy en día lo que te une es la hipoteca y no la iglesia. ;)

Así que me quedo con el amante.

manuel_h dijo...

demasiado realista para el cine!

Sweetcide dijo...

Al final no me lo he llevado!!! Tantas distracciones...

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.