martes, 4 de diciembre de 2007

Fama salvaje


Se adentró en la selva de tierra no terrenal, acostumbrados como estamos a verla bajo la forma encadenada de un monstruo dominado, Conrad dixit. La luz se evaporó a la sombra de las gotas de agua que flotaban entre las ramas de los árboles. En el suelo, barro. Un barro negro, espeso, pegajoso, envolvía de penumbra los neumáticos y dotaba a la marcha de un ritmo paquidérmico. En la maleza, muecas horribles y miradas brillantes, ruidos de bestias, gritos de aciago destino. Un riachuelo se cruzó en el camino. En el agua, ojos y orejas. Creyó distinguir una forma familiar en la copa de uno de los árboles de la orilla. Sí, era lo que parecía: un leopardo dormitaba y todo se aceleró. Dos segundos después, estruendo de motores, focos y máquinas fotográficas. Tres, cuatro, diez, veinte jeeps se agolparon en torno al animal, que ronroneaba indiferente. Flashes, clics, murmullos. El leopardo entreabrió los ojos y observó la escena. Estaba acostumbrado a los safaris, pero, aun así, la estupidez de los humanos no dejaba de sorprenderle.

13 comentarios:

Mavi dijo...

Y eras tú uno de esos fotógrafos??? jajaja.

Veo que la selva te trató bien, qué tal lo demás?

Besos

FER dijo...

Pues sí, jeje, era uno de ellos. Y verdaderamente la escena era patética. Me sentí muy turista-terrorista. Ah, y era un guepardo, no un leopardo.

A pesar de cosas así, ha sido, en general, una experiencia fantástica.

Besos

lila dit ça dijo...

bueno, por fin de vuelt C.D. (cocodrilo dandee).

y el guepardo solo queria dormir que eran las 5 de la mañana y esas no son horas jejeje

bienvuelto chato

manuel_h dijo...

espero que alguien tenga la decencia de pagarle un buen sueldo al guepardo!

Madame Vaudeville dijo...

La de experiencias similares y apasionantes que traerá para contar... Y qué instantánea tan bella nos ha regalado. Muchos besos, Indiana mío

Pi dijo...

Me encanta imaginarme esa cara de sobrado del guepardo mirando por encima de las ramas a esa panda de flipados urbanitas y primer mundistas. Qué maravilla. Cuenta máaaaaassss!!

adictaacruzarenrojo dijo...

Mmmm que envidia...lo tuyo si que son escapadas salvajes...
(yo creo que un safari de humanos viendo humanos sería mucho más espectacular....con la de animales sueltos por las calles que hay...)
PD: eres un fiera! el día que empezamos con anatomia cardíaca, pusieron los de la cátedra de Pastor(que es un cachondo) el trozo de peli de "amanece que no es poco" en el que sale la caconción del corazón...cuanta admiracion!!! jajaj imagínate la cara que se nos quedó y las risas que siguieron....si esque tienes un ojo....)
Un beso rojo (que no es poco....);)

Leuma dijo...

Si es que hasta a las tinieblas les está cambiando el corazón!.Yo tampoco paro de sorprenderme de la estupidez humana, aunque sí de que esa fama del leopardo no le cambie, un beso

Eva dijo...

¡Ya has vuelto! Esperaba que el viaje se prolongara hasta después del puente.

Jajaja, qué bueno el texto. Seguro que traes toda una batería de experiencias para contarnos en historias.

Espero que hayas ido en plan fotógrafo tipo National Geographic y no de cacería. Sin falsas moralinas, pero me da una pena cuando vienen de paises exóticos cargados de trocitos de animales como trofeos :(


Bienvenido a casa, explorador. No bajes la guardia que por aquí también hay muchas fieras :P

Anónimo dijo...

GRRRRRRRRRRRRR GRRRRRRR

monsalud dijo...

Me sumo a la bienvenida general. Veo que lo has disfrutado. Me alegro. Como me gustaría ver las fotos. Así que ya puedes segui contándonos anécdotas, experiencias, sensaciones, etc etc, con fotos incluidas!!

Un beso

Cristina Hernández dijo...

Bueno, bueno... que has estado de safari? eso si son escapadas!

Gwynette dijo...

Pero ha sido un safari de disparo fotográficos, si?..nada de disparos de rifle, verrrrdad? o_O

Besos

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.