domingo, 24 de octubre de 2010

Pasmarotes

Mi adolescencia fue bastante dura. Sí, fui uno de esos niños adultos que se pasan el día explotándose granos y pensando en sexo, de ésos que lo mismo les da un so que un arre. Mi madre me llamaba una y otra vez “pasmarote” para ver si reaccionaba. Quizás lo habría hecho de saber qué significaba esa palabra. Pero no era así y estaba demasiado atontado como para levantarme y buscarla en el diccionario. En aquella época no teníamos Google.

Descubrí el significado veinte años más tarde, caminando por el bosque mientras disfrutaba de mi nueva afición: buscar setas. Pues bien, acababa de encontrar lo que parecían cuatro níscalos y me disponía a recogerlos (sin tocar las láminas, porque si no, se oxidan) cuando debajo de uno de ellos apareció un señor. Le pregunté qué hacía ahí a la sombra de los níscalos y me respondió que arte. No me pareció raro, porque últimamente se llama arte a cualquier cosa.

Lo que me extrañó fue su aspecto, más bien de barrio de Salamanca que de bohemia, y no lo asocié al término artista.

- ¿Sabe usted que no parece un artista?

- Evidentemente, señor, es que no lo soy. Soy un pasmarote.

Y lo agarré del pescuezo y lo metí en la cesta.

La idea era cocinar níscalos. Y tenía que haberla mantenido, porque el pasmarote resultó ser bastante soso. Ni con sal gorda mejoró. A eso quizás se refería mi madre.


5 comentarios:

Cinica dijo...

Jajaja.. El principio me resulto muy cómico... Y que lindo que busques setas *-* Siempre quise hacerlo, espero no sea tarde aun.

Fidel dijo...

Si publicases un libro con todos tus relatos y además de releerlos se pudiese oler las páginas y maravillarte y divagar y soñar mientras lo lees en un parque, en la cama, en la playa...
Yo lo compraría ahora mismo.

Un saludo =)

Athena dijo...

Al menos no resultó ser un pasmarote venenoso.

Besos.

Salomé dijo...

¡Es que tienes unas ideas de bombero!

Nébula dijo...

jajajaja muy weno

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.