miércoles, 24 de marzo de 2010

Mujeres kamikaze


“A lo largo de mi vida ha quedado demostrado que, si estoy en una habitación y en esa habitación hay una persona capaz de convertir mi vida en un infierno, la encontraré enseguida, desearé que se ponga a hablar conmigo, me sentiré como si hubiese encontrado la pieza que le faltaba a mi puzzle, empezaré a fantasear y a ver imágenes de los dos despertándonos juntos, de nuestros hijos, de nuestras tumbas contiguas dentro de cincuenta años, y encima creeré que eso es lo que quiero. Por algún motivo que desconozco, Dios ha hecho que las mujeres que me atraen estén todas locas. Pero como resulta que no creo en Dios, imagino que en realidad es una de esas circunstancias de la vida que algo tienen que ver con la forma en que me crié. La gente con la que trabajaba se refería a cierto tipo de mujeres como ‘chicas para E’. Así de grave era la cosa.

Si la chica tenía pinta de haberse escapado del frenopático local, ahí estaba yo. A lo largo de los años he tenido una serie de novias capaces de pasar de la risa histérica al llanto desconsolado en cuestión de segundos.

Woody Allen tenía un nombre para esas mujeres y lo expuso en la película Maridos y mujeres. Para él son ‘mujeres kamikaze’, porque no sólo son autodestructivas sino que además se estrellan contra ti y te arrastran en su caída”.

Mark Oliver Everett, Cosas que los nietos deberían saber (Fragmento), Blackie Books.


9 comentarios:

alba dijo...

Yo creo que eso lo hacemos todas (pasar de la risa al llanto en cuestión de segundos)

EL RINCÓN DE LAS LETRAS dijo...

La vida junto a ese tipo de personas puede ser una montaña rusa...
Las mujeres tenemos fama de ser más ciclotímicas que los hombres, pero en realidad todos somos alguna vez víctima de la locura. Todos hemos sido Kamikaze alguna vez.

No va a pasar. dijo...

Hermosisimo esto. Tanto que solo atino a decir: es como la historia de mi vida. (perdón por la falta de acentos)

Cris dijo...

Hombres kamikazes también hay, eh? De hecho, creo que soy su catalizador.

Besitos!

Selenita dijo...

Hombres kamikaze también hay. Yo he estado con alguno...

Muy bonito el texto.

mariajesusparadela dijo...

Te quiero.

ixilik dijo...

Yo creo que es una mezcla de todo. ¿Por que un kamikace escoge un objetivo entre los muchos , posibles?
Pues porque lo mi está mirando.
Y por qeu lo está mirando?
Porqeu le llama la atención.
O quizas porqeu lo estaba esperando...
A veces tampoco son mejores las bahias sin kamikaces.

Cajitas de Soles dijo...

por años me ha pasado algo parecido.. me invadían sin que yo las buscará, solo me encontraban y acorralaban... hasta que un día, me di cuenta que yo era el invasor, yo era quien escapaba, yo era el hombre kamikaze

cleopatra dijo...

Ah, ¡pero es excelente! Aunque reconozco que ustedes (los viles hombres ja) no son detallistas y no dan por sobreentendido nada, pero tampoco usan ni piden literalidad.

Mirá qué cosa...a mí siempre se me han avalanzado los hombres, pero ¡para ahorcarme!

Te enlazo para no perderte...

Besos

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.