martes, 9 de marzo de 2010

Esponjas



Aquello de pescar esponjas comenzó hace unos años, cuando tú y yo lo dejamos y me entró en la cabeza que debía hacer submarinismo para respirar un aire que no fuera el tuyo.

Ya sé que habría sido más rentable recoger ostras con perla o sin perla, pero me dio por las esponjas. Desde pequeño me han atraído más las cosas de poco valor y así me va.

O quizás fue que me sentía identificado con las esponjas, con eso de absorber y quedármelo hasta que a alguien se le ocurra exprimirme. Pensándolo bien, sería una metáfora demasiado fácil. No creo que fuera eso, ni lo de que a veces me da por la bebida; no cuando me encuentro solo, sino cuando me siento demasiado acompañado.

No sé. Simplemente me gustaba el tacto de las esponjas y empecé a pescarlas. Desconozco qué es lo que pasa por la mente humana, que cuando acumula dos o tres objetos de la misma categoría se ve en la necesidad de coleccionarlos, y precisamente eso fue lo que sucedió, y las tres se convirtieron en diez y las diez en cien y ahora tengo 10.453 esponjas en mi piso de soltero. En una vitrina al principio, encima de las estanterías después, en varios armarios más tarde, debajo y encima de la cama hoy. Esponjas por todas partes.

Vendí mis libros para abrir espacio, que llegó un momento que ya no sabía dónde meterlos y sabiduría creo que me sobraba, que no hace falta mucha para sobrevivir aquí, y debajo del agua cuanta menos tenga, mejor.

Ahora me dicen que me sobran esponjas y que me falta líquido, que me he quedado muy delgado para tanta rareza.

Yo les digo que son mejores las esponjas que algunos tactos. Y se callan.


7 comentarios:

Madame Vaudeville dijo...

¿Y si le dijera que mi tacto es de esponja? Dejaría así que le acariciara, tomaría mi mano y se vendría conmigo huyendo de ese reino de agua y recuerdos?
Diga que sí. Y calle.
Glup glup glup glup glup glup...

Besos esponjosos, Fer.

Cris dijo...

Al menos te puedes relajar estrujándolas. :D

Besitos!

lafuentedesed dijo...

Es verdad! Debajo del agua puede ser un buen sitio, no lo había pensado. Junto con el aire ¿cambia la forma en la que pasa el tiempo? ¿las esponjas ayudan a trasladar tu habitación allí? Vaya, vaya...

Carla dijo...

yo también suelo esperar a que me estrujen, pero a veces creo que es mejor ser un poco egoísta -o quizás, en este caso, no serlo-, porque ya sabes que las esponjas se secan y se quedan muy duras.

un saludo Fer.

ixilik dijo...

A mi lo que más me asombra de las espojas és la capacidad que tienen, cuando algo las aprieta estruja , a lo más mínimo, para escapar por cualuier esquina, hacia su ser.
Lo malo que si esto lo haces muchas veces , se deshace a trozos

Alice Gould dijo...

So, nowadays "you're a soul to squeeze"
GENIAL,como casi todo lo que escribes!!!

Cajitas de Soles dijo...

espectacular.. me encantó.. espero no te absorben del todo las esponjas,
saludos

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.