lunes, 30 de abril de 2007

Credibilidad


Le miré, perdida en el asombro. Su cara reflejaba un gesto que no conocía, media sonrisa de suficiencia, aletas de la nariz dilatadas, sobre los ojos siempre serenos se proyectaba una sombra de locura. Me duele hacerte esto, dijo agarrándome el brazo con una mano que ahora me pareció monstruosa, muy diferente de aquella que antes me había acariciado, desnudado y masturbado con tanta pasión, pero no tengo más remedio. Y me dejó caer. Expulsó una carcajada y abandonó mi cuerpo con un desdén que me pareció hilarante. Me hundí en las nubes. Mientras veía cómo las luces de la ciudad se acercaban y el viento empezaba a no dejarme respirar, inicié la acostumbrada rutina de reproches.

Pero ahora era diferente. Estaba decidida.

Era la última vez que salía con un supervillano.


18 comentarios:

Amelie Poulain dijo...

Y esta afición por los cómics?? Me gusta!!
Me quedo con el abrazo :)

Carlos Paredes Leví dijo...

"Era la última vez que salía con un supervillano". ¿Por qué siempre se dicen cosas que no van a cumplir...?

FER dijo...

Gracias, Amélie. Mira, ayer me levanté con cuerpo de dibujo inanimado.

Carlos, ése es uno de los grandes misterios de nuestra existencia, aunque está bien que hagas esa pregunta por si alguien que se sienta aludido puede responder.

Sweetcide dijo...

¿Por qué siempre se dicen cosas que no van a cumplir...?

No lo sé :(

Estoy con Amélie, me quedo con el abrazo...

Marvin dijo...

Lagrimas de cocodrilo o el abrazo del oso???

Amelie Poulain dijo...

Todos podemos contestar como aludidos ¿Quién no lo ha hecho alguna vez?
¿Por qué (siempre) se dicen cosas que no se van a cumplir...?
Porque a veces se dicen cosas que no se las cree uno ni harto-vino.
Porque a veces es más fácil mentirse que reconocer una verdad.
Porque la vida tiene tantos porqués que hay que dejar las preguntas sin respuesta y volver a tropezarse una y mil veces más en la misma piedra.

“Cumplir”, la clave está en cumplir. Si no te planteas algo como propio, si no actúas con decisión sino por quedar bien… nunca cumplirás tu promesa.

Siempre, siempre… nunca jamás!

Amelie Poulain dijo...

Marvin, me quedo con el abrazo que hace cueva. Las lagrimas siempre son saladas :)

FER dijo...

Si se nos olvida la sal, a veces las lágrimas pueden ser muy amargas.

Realmente ser fiel a uno mismo es muy complicado. Nunca digas de este agua no beberé, ni este cura no es mi padre...

manuel_h dijo...

hay citas a las que no se puede ir sin capa!

Cristina Hernández dijo...

Qué bueno encontrarte en la blogosfera!! Me apunto tu link para leerte.

Por cierto, lo de 'este cura no es mi padre' es muy del terruño.

Saludos

FER dijo...

¡Qué sorpresa, Cris! ¡Cómo se nota que estamos en mayo y te relacionas con el electorado! :-P

¡Bienvenida! Te pongo en mis enlaces.

Besos

Mavi dijo...

Fer a mi siempre me han encantado los villanos, mucho más interesantes que los superhéroes esos tan perfectos.

¿Por qué se dicen cosas que no se van a cumplir?
Porque no siempre pensamos lo mismo, en un momento de enfado lo sientes así, pero luego perdonamos y olvidamos, ahí está el fin del misterio.

FER dijo...

Siempre os gustan más los supervillanos, pero luego llamáis por teléfono al héroe para que os salve.

Me parece a mí que tenéis un cuajo...

Marc R. Soto dijo...

Fer:

Sí, pero cuando el héroe la salva y la lleva a casa, duerme en el sofá.

Y luego son solo amigos.

Nada, nada, aquí los únicos que mojan (al menos en el instituto -¡qué tiempos!-) son los supervillanos

FER dijo...

Ay, qué razón tienes, Marc...

Y lo mejor son las frases de abandono siguientes:

- Eres demasiado perfecto, no te encuentro ningún fallo, y eso me asusta.
- Yo te quiero, pero de otra manera
- Es que eres demasiado bueno conmigo.
- No he estado con ningún chico mejor que tú, pero no es lo que yo quiero.

Os recomiendo leer este monólogo de Pablo Motos. Grandísimo:

http://www.elalmanaque.com/humor/clubcomedia/club3.htm

Marc R. Soto dijo...

Cada una de esas frases es como un puñal clavándose en el corazón.

Radne dijo...

Daremos una pequeña vuelta a esto...
¿Por qué no saber disfrutar de la caída?? quizá así, al llegar al suelo, salgas rebotado hacia una nueva aventura...villano?superhéroe?yo me quedo con la aventura de mi propio conocimiento..la caía libre será mi hobbie preferido.
OPTIMISMO??

FER dijo...

Está claro: cada caída es una muesca más en la guitarra de la experiencia.
Caer puede ser divertido, pero siempre con paracaídas o con una goma que te impulse después hacia arriba.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.